Si estás realizando la primera compra de una casa o un piso, lo primero que hacemos es ¡felicitarte! El ahorro para adquirir un inmueble es fundamental, una de las partes más importantes de todo el proceso.
Ahora vamos a ver todos los pasos que tenemos que verificar, puede ser un poco largo y pesado, pero ánimo. Comprar tu primera casa, merece la pena.
Verificación de solvencia
Es importantísimo que revises todas las facturas de suministros (que tu compañía te haya cobrado de más y no lo hayas abonado, también se considera morosidad), posibles multas, o cualquier crédito o deuda pendiente. Para ello te puedes apoyar en la inmobiliaria; nosotros te verificamos cualquier tipo de deuda; también puedes acudir a tu entidad bancaria, donde podrán acceder al fichero de ASNEF y comprobar si estás en él o no. Todas estas gestiones las realizamos antes de presentar cualquier oferta de compra y de solicitar cualquier hipoteca. Comienza a trabajar en la resolución de cualquier error.
Es importante solventar todas estas dudas; ten en cuenta que cuanto mayor sea tu nivel de riesgo, menos oportunidades tienes para que se te conceda el préstamo hipotecario.
Preparamos papeleo
En este momento te empezamos a pedir toda la documentación que debes tener lista:

  • Contrato Laboral
  • 3 últimas nóminas
  • Último trimestre (en caso de que seas autónomo)
  • Declaración de la renta
  • Certificado de retenciones (IRPF)
  • Vida Laboral
  • Extracto de los movimientos bancarios de los últimos 3 meses
  • Contrato de alquiler y tres últimos recibos de comprobante de su pago
  • Cualquier contrato de préstamo personal o de coche (en caso de que lo haya)
  • Fotocopia de tu DNI
  • Importe de dinero ahorrado (ten en cuenta, que un banco solo te dará el 80% del importe de tasación de la vivienda. La financiera de la inmobiliaria puede conseguirte más importe, por lo que tu nivel de ahorro podrá ser menor)

Toda esta documentación en la que se te va a solicitar, ya sea trabajando con tu propio banco o con la financiera que te proporcionemos nosotros. Así que reúne ánimo y empieza a organizar la documentación.
Obtén la precalificación o pre-aprobación 
Una vez reunido todo el papeleo, acude a tu banco o al asesor financiero que te haya proporcionado la agencia inmobiliaria (siempre conseguimos mejores condiciones que tu banco).  Una vez comprobada la documentación, darán su aprobación para que la operación sea viable, o te informarán del importe hasta el cual puedes acceder para comprar, lo cual te ahorrará tiempo y decepciones.
Busca un buen agente inmobiliario que te ayude en la compra de tu vivienda. Trabajará exclusivamente para ti.